23 may. 2012

Expo 92 (Parte II)

¿Cómo era la Expo? Recuerdo la Expo como un recinto super divertido y lleno de gente, con mucha calor y donde no te podías aburrir, todo estaba lleno de edificios de lo más curiosos y originales, todo era nuevo y de diseños espectaculares, desde las farolas hasta las bocas de los alcantarillados. Había una cabalgata, espectáculos, bares y muchas, muchísimas colas.
Aquí podemos ver que la pobre Yolanda tuvo que esperar 3 horitas de cola

Yo fui una de las afortunadas en poseer el Carnet de la Expo, que te daba pase libre para entrar durante los seis meses que duraba la exposición.

A la Expo podías entrar por varias puertas, la de Itálica (Norte), Barqueta (Este), Triana (Sur), Aljarafe (Oeste) y Puerta Cartuja (al Este).
También podías disfrutar de unas espectaculares vistas de Sevilla desde alguna de sus 108 telecabinas, así como entrar y salir a la Expo por su estación en Torneo.
Darte una vuelta en su monoraíl era otra buena opción para tener vista panorámica de todo el recinto, el lago y los pabellones.


La cabalgata constaba de divertidísimas carrozas y un pasacalles de gente saltando y brincando alrededor que te echaban agua (lo que era un verdadero alivio), cabezudos y seres que parecían venir de un mundo de fantasía, malabaristas que iban disfrazados, todo con unos diseños que te dejaban con la boca abierta, además era realmente entretenido y divertido verla.


Si tenías mucho calor podías pasar por debajo de la esfera que echaba agua vaporizada o sentarte a tomarte el bocata debajo de las pérgolas a la sombrita mientras echabas un vistazo a lo que se cocía a tu alrededor (literalmente).

El pasaporte era una de las cosas que más molaba, porque te lo daban nuevecito con tu foto y en todos los pabellones lo sellabas (si la cola no era de más de 30 min), así ibas teniendo cada vez más sellos y rellenándolo.

Otra cosa que me encantaba eran las tiendas de souvenirs, vendían allí curros de todos los tamaños y texturas posibles, además de gorras, camisetas, increíbles vajillas y juegos de café, todo con los diferentes diseños y logotipos de la Expo92 y unos diseños (de ropa) nada despreciables para principios de los 90. Yo aun conservo un par de muñequitos de curro que guardo con mucho cariño.





Seguiremos con más post de la Expo pero si queréis ir leyendo algo más os dejo la web de la Expo y el blog que más merecen la pena.

Un beso a todos!!!


Publicar un comentario