30 abr. 2012

La zorra de Buchenwald



Nacida en Dresden el 22 de Septiembre de 1906 como Ilse Kohler, fue criada en una buena familia Alemana.
Poco se sabe de su infancia y adolescencia salvo que no destacó como buena estudiante pero si por su gran belleza, era alta, con ojos azules y una larga melena peliroja.
Tras acabar los estudios en contabilidad con 15 años comenzó a trabajar en una fábrica, pero pronto consiguió trabajo en una librería que era frecuentada por los altos cargos de las SS, donde tuvo varios romances con algunos de ellos hasta que el mismo Heinrich Himmler, jefe de las SS y la Gestapo la escogió personalmente por la pureza de la ‘’raza’’ para casarse con Karl Koch, su ayudante principal, que poco después fue nombrado coronel del campo de concentración de Sachsenhausen.
Tras casarse con el comandante en 1936 en una pequeña ceremonia celebrada en la más absoluta intimidad y tras ser éste nombrado Coronel,  le asignaron el campo de concentración de Buchenwald, donde Ilse fue nombrada secretaria y encontró una gran distracción en la tortura de los prisioneros.
Ella, junto a otras esposas de las SS dedicaban su tiempo a atemorizar a los presos, paseando por el campo de concentración con varios perros Doberman, y lanzándoselos sobre todo a las mujeres embarazadas, disfrutando mucho con su sufrimiento.
En ocasiones, cuando llegaba una nueva fila de presos, ella los esperaba en las cancelas del campo con sus senos al aire y a todo aquel que se quedaba mirando era torturado hasta la muerte por los militares.
No termina aquí el sadismo de esta señorita y no son ni muchísimo menos las peores atrocidades cometidas por Ilse.
Pasado un tiempo, comenzó a aburrirse de su tarea en los campos de concentración, y como buena sádica y psicópata que fue, se divertía a lo grande practicando orgías lésbicas con las otras esposas de comandantes.
Un tiempo después, se fijó en la envidiable piel de los concentrados y se le ocurrió la idea de crear con ellas ‘’magníficas’’ pantallas para lámparas y ‘’vistosos y elegantes guantes’’, así pues, iba eligiendo de entre los presos a los que les parecía que tenían mejor piel y a ser posible con tatuajes, para que desfilasen delante de ella y poder así elegir a las victimas para su idea.
Se hicieron muy populares entre las familias mas adineradas estos ‘’objetos de lujo’’ y se comercializaban a precios excesivos, pues eran una señal de alto standing.
Juicio en Agosto de 1947

En el año 1945, ante la cercanía de las tropas de la Unión Soviética, huye al lado Este de Alemania, donde 2 años después es encontrada y encarcelada con cadena perpetua por los actos cometidos contra la humanidad.
En 1967, desde la cárcel de Aichach,  escribió una carta a su hijo manifestando no tener remordimiento por sus actos y a los 61 años, ató varias sabanas a la lámpara que colgaba en su celda y se ahorcó
En su última carta escribió: "No hay otra salida para mi, la muerte es la única liberación".





Publicar un comentario