14 ene. 2016

Recetas saludables I

Buenas días a todas, aprovechando los propósitos del nuevo año, que en navidades nos hemos pasado y que la boda la tenemos aquí ya, me he propuesto que el 2016 sea el año del cambio de hábitos, de mens sana in corpore sano y tal.
Para ello estoy estrenando el libro recetario que me trajeron los Reyes para apuntar todas mis recetitas, y estoy combinando recetas de toda la vida con algún toque especial y probando nuevos ingredientes que se empiezan poner de moda.
Así que inauguro esta nueva sección en el blog para compartir con vosotras algunas de mis recetas favoritas y todas sanas, sanas.

Ultimamente y aunque de pequeña no me gustaban nada me he aficionado a la coliflor. Se puede cocinar de muchas maneras y es una verdura muy agradecida.


A veces me da por cocerlas y comerlas aliñaditas con un poco de vinagre balsámico de Módena, una pizca de aceite y sal. También se pueden gratinar en el horno con un poquito de queso no graso, pero como más me gustan es esparragadas, una receta (vegetariana y sencilla) que aunque es tradicional andaluza, mucha gente no conoce, os explico cómo se hace:

Ingredientes (para 2-3pax):

-1 Coliflor
-2 ó 3 dientes de ajo
-Pimentón (si es de La Vera mejor)
-vinagre de vino
-Comino (opcional)
-Una pizca de aceite de oliva


1. Trocear la coliflor (yo lo hago con las manos), lavarla y cocerla con abundante agua hasta que los tallos más gruesos estén tiernos.

2. Cuando esté cocida la enfrías con un poco de agua y escurres bien y aparte pones en una sartén una pizca de aceite de oliva, pelas los ajos (pero no los cortas) y los echas a que se doren un poquito.

3.Cuando el ajo esté dorado lo retiras y lo pones en un mortero, añades un chorreón de vinagre y una pizca de agua para rebajarlo, si quieres añades una pizca de comino y lo mueles todo bien con la maja.

4. Con el aceite caliente de los ajos pero no a fuego fuerte fríes el pimentón, con mucho cuidado de que no se pase ni se queme y echas las coliflores. Las rehogas un poquito y le pones sal y pimienta al gusto, entonces añades lo que tienes en el mortero y lo remueves todo durante unos minutos.

¡y voilá! Las puedes acompañar con un huevo, con un par de filetes de pollo o pavo y listo, ya tienes una comida sana y muy sabrosa.

La semana que viene otra recetita, hasta entonces ¡a cuidarse!


Foto de aquí.
Publicar un comentario