14 dic. 2015

Impresiones literarias II


Vamos con una nueva tanda de impresiones literarias. Otros 5 (que en realidad esta vez han sido 7) libros han pasado por mis manos y me dispongo a comentaros mis opiniones.

Trilogía Millenium de Stieg Larsen
Qué puedo decir de Millenium que no se haya dicho ya. Me los bebí en unas pocas semanas los tres. No suelo hacer esto, con Juego de Tronos entre un tomo y otro me tomé mi tiempo porque necesitaba desconectar, sin embargo con Millenium la sensación era muy distinta. Siempre quieres más de Lisbeth y Mikael, en mi opinión el primero es el mejor y aunque los dos siguientes enganchan igual, la primera trama es la que más me llenó. Los personajes te atrapan desde el principio, Mikael se hace querer y es un personaje atractivo y tierno, Lisbeth por su parte se hace querer mucho más pero con el tiempo, es un personaje que se va dejando descubrir más y más a lo largo de las tres historias, al final simplemente la adoras y se convierte en una súper heroína feminista.
Los libros son thrillers con interesantes tramas en los que se mezclan las intrigas políticas, familiares y sociales de unos personajes de los que no te olvidarás nunca.
Stieg Larsen murió justo después de entregar la tercera entrega a la editorial y es una pena que no vayamos a poder disfrutar más de él.
Hace unos meses no obstante se publicó un cuarto libro sobre Lisbeth Salander de otro autor que no me cae nada bien (leí una entrevista de él que me tocó un poquito la moral) ya que se nota con creces que no sigue la perspectiva feminista y molona de los predecesores.

Los hijos de Anansi de Neil Gaiman 
Charly Nancy es un pobre británico más al que le va a cambiar la vida cuando en el entierro de su padre se entera de que tiene un hermano. Éste va a aparecer en su vida trastocándola de arriba a abajo y Charly va a descubrir muchas curiosidades de su pasado, de su padre y de su familia, entre otras que su padre era un dios y por lo tanto su hermano y él son semidioses.
Gaiman siempre es un acierto, y aunque esta no sea mi novela favorita de este autor sin duda es entretenida y como siempre sorprendente y te echas más de una risa con ella. La historia es algo rocambolesca al más puro estilo Gaiman y siempre una buena opción cuando quieras leer algo molón, de calidad y que no sea muy pesado.

Mil soles espléndidos de Khaled Hosseini
La novela de este afgano trata las diferentes guerras y la historia contemporánea de su país desde el punto de vista de dos mujeres que viven en Kabul, practicamente desde que nacen hasta que mueren, a través de ellas descubrirás otro mundo con el que solemos estar poco familiarizadas.
Sin duda éste ha sido el libro más duro que he leído este año, no estoy acostumbrada a leer novelas tan dramáticas como Mil soles espléndidos, si bien es cierto que aunque la historia te deja un sabor de boca amargo, el libro se lee rápido y te atrapa desde el comienzo. Además he descubierto mucho sobre la historia de un país tan desconocido para mi como es Afganistán y me ha hecho interesarme por la guerra y los últimos conflictos que ha ido viviendo el país.

Mi familia y otros animales de Gerald Durrell
Me lo leí después del anterior ya que necesitaba algo liviano y divertido, algo veraniego.  Si aun no conocéis a este autor y su maravillo obra, os recomiendo esta para empezar. Los libros son autobiográficos y divertidísismos, y digo "los" porque este es el primero de la trilogía "de Corfu" ya que las historias se desarrollan en esta maravillosa isla.
Gerald nos muestra, además de lo rocambolesco y tronchante que es su familia, cómo es la isla y los extraños seres que la habitan, ya sean humanos o parte de la flora y fauna, su gran devoción.
Con esta primera novela he conocido y profundizado en el gran personaje que fue Gerald Durrell, famoso naturalista británico además de escritor. Un libro fantástico para olvidarse de todo y pasar un buen rato.

Tokio Blues de Haruki Murakami
Si no habéis leído aun Tokio Blues imagino que al menos so sonará ya que mucho se ha dicho ya de esta novela y del particular estilo de su autor.  El otro día me decía un amigo que a Murakami o lo adoras o lo odias...si yo tuviera que elegir estaría más por el adorar que odiar, pero tampoco he adorado la novela.
A ratos es un pelín deprimente y tristona ya que trata a fondo temas como la pérdida y el encontrarse a si mismo en este mundo que no se para aunque tú no sepas muy bien que haces en él, pero atrapa, la historia es realmente extraña y por eso mismo merece la pena leerla.
Para mi lo mejor han sido las descripciones de los lugares, el cómo Murakami te traslada a las afueras de Tokio y visualizas todo perfectamente. Es una novela muy invernal, así que ahora puede ser muy buena época.
Publicar un comentario