2 dic. 2015

Road trip por los Balcanes (Parte III)

Seguimos con la ruta balcánica, para leer la primera parte lo podéis hacer aquí y la segunda aquí.

Road trip por los Balcanes (Parte II) maletero lola rubio
Venecia
Desgraciadamente estábamos entrando en las últimas etapas del viaje y al día siguiente nos esperaba la peor en cuanto a kilómetros, la etapa Sarajevo- Banja Luka- Liubliana. Por algún motivo que no llego a recordar decidimos parar en una ciudad llamada Banja Luka, en la que no había nada que ver, o al menos nosotros no vimos nada interesante. El camino desde Sarajevo fue una pasada, de los más bonitos de viaje, casi todo el trayecto fue bordeando un rio, mucha gente iba en coches con piraguas y kayacs para hacer deporte ya que era fin de semana y todo era verde y hermoso. Banja Luka no me gustó nada, comimos en el primer sitio que encontramos, baratísimo, pedí hamburguesa porque era lo único que entendía de la carta y la camarera no sabia ni que significada water...así que comí hamburguesa, estaba algo seca pero me la sirvieron en pan de pita (que gran invento). Y seguimos camino Liubliana.
Road trip por los Balcanes (Parte II) maletero lola rubio
Paisaje Bosnio

Llegamos a Eslovenia por la tarde, es un país pequeño, lleno de bosques, ya nos estábamos empezando a olvidar de esos paisajes costeros para adentrarnos en clima continental, más fresco y agradable en verano. De repente y mientras estábamos por la mejor carretera del viaje hasta el momento llegamos a Liubliana, una de las capitales europeas más pequeñas y que salió de la nada. Encontramos el piso pronto, estaba en una zona residencial algo alejada del centro, pero se podía ir andando en unos 30 minutos, después de tanto coche nos apetecía. Era un apartamento nuevo y estupendo, el más caro de todo el viaje (60€ la noche).

Liubliana también me sorprendió, me pareció una ciudad moderna, con mucho buen ambiente. Había muchos bares alrededor del río, restaurantes, gente tocando en la calle y gente en el césped disfrutando de la noche estival. Comimos pescado frito y algunas cosas más en unos de los restaurantes que encontramos, nada del otro mundo, pero el dueño se sentó con nosotros, un argentino que había ido a buscarse la vida y que tenía además del restaurante otro bar que luego nos enseñó y una empresa de furgonetas con las que se llevaba a los turistas a la playa, de excursión o a eskiar. Según nos comentó en Liubliana nieva bastante y hay buenas montañas para esquiar y al ser más barato que Suiza y esa zona hay mucho turismo en invierno. Nos intercambiamos contactos y hablamos de hacer negocios en el futuro, un tipo de lo más particular y una de las personas más curiosas que conocimos en nuestro viaje.
Road trip por los Balcanes (Parte II) maletero lola rubio
Sarajevo desde nuestra ventana

A la mañana siguiente pusimos rumbo a Italia, a sus magnificas carreteras y a sus carísimos peajes y parkings. Llegamos por la mañana a Venecia, yo ya había estado un par de veces y verano es muy mala época para visitar la ciudad flotante, sin embargo me parecía una forma romántica de terminar el viaje y además había conseguido una habitación con desayuno en la cama incluido en la misma plaza de San Marcos por 95€ y me pareció una buena oportunidad.

Venecia me pareció peor que nunca, bellísima como siempre, pero horriblemente saturada de gente. Era festivo (el día del Santo Redentor) y mucha gente estaba en los barcos y dando vueltas de un lado para otro, o sea que además del turismo de siempre también había mucho turismo nacional para celebrar el día.
El hotel era fantástico, la comida fue fantástica y la tarde también, pero lo mejor fue la noche. Dimos una vuelta, cenamos en un sitio bonito en el que por supuesto nos clavaron, pero lo mejor fue que después de cenar cuando estábamos dando una vuelta intentando perdernos de la multitud empezaron a sonar los fuegos artificiales. No teníamos ni idea del espectáculo que nos esperaba, corrimos como locos por las callejuelas hasta la Plaza de San Marco y tuvimos la oportunidad de ver uno de los espectáculos de fuegos artificiales mas bonitos que hay, allí, en la Plaza de San Marcos ¿podía ser más romántico? ;) lo cierto es que fue un broche final sensacional para nuestra aventura de 7 días.
Road trip por los Balcanes (Parte II) maletero lola rubio
Venecia

Al día siguiente nos levantamos a las 8:30 y disfrutamos de una Venecia vacía, literalmente no había nadie en sus calles, todo parecía abandonado, después de la tormenta llega la calma. Desgraciamente tuvimos que coger el Ferry para el parking y despedirnos de Venecia hasta la próxima. De allí nos fuimos al aeropuerto de Bolonia y de allí a casa.

Fue una experiencia increíble que recomendaría a todo el mundo. Dentro de unos días publicaré un post con consejos y trucos para hacer un road trip y que nada salga mal. 

Abrazos ;)
Publicar un comentario