27 nov. 2008

Aina


De todas las cosas que he podido ver en mi vida creo que puedo decir que ver nacer a una criatura ha sido como poco la que más impresionada me ha dejado, al menos que recuerde.


Ayer por la mañana temprano mi cuñado llamó, mi hermana se había puesto de parto, lo iba a tener en casa y yo iba a estar allí con los dos y las matronas.

Fui lo mas rápido que pude, y viví todo el proceso de principio a fin con ellos, es impresionante todo el proceso en general, mi hermana lo pasaba regular, mucho dolor y nada posible para calmarlo, al contrario, cuanto más seguido y más fuerte fuese el dolor más cerca estaría el final.

Ver salir a mi sobrina fue ,,,,,indescriptible, pasaba por muchos estados, primero dolor al ver a mi hermana y su sufrimiento, también incredulidad (cómo va a salir por ahiiii?????), después estaba simplemente alucinada de ver la cabeza y tras eso emocionada cuando las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos, de ver a mi hermana y su hija, había llegado el final y era precioso y emocionante.


El parto, a pesar de todo fue corto (unas doce horas) y buenísimo, pero el dolor es el dolor, y tras

comprobar que todo estaba bien con la niña y la madre, cortar el cordón y los momentos de máxima emoción pasamos a la habitación, el prolongado sufrimiento del día se habia borrado de la cara de mi hermana que ahora era de felicidad plena y creo que también algo de incredulidad, de no creer que ya por fin había pasado todo y tenía a su niña en brazos.

Ahora ya sólo queda disfrutar.


Por mi parte vivir el embarazo y el parto ha sido una experiencia que jamás olvidaré por muchos motivos, he aprendido, he sentido, he participado, y ahora séque voy a querer muchísimo a mi ahijada y va a ser siempre muy especial para mí.


Bienvenida Aina.

Publicar un comentario